UD Almería

Una promesa para cumplir

Entrenamiento rojiblanco. Entrenamiento rojiblanco.

Entrenamiento rojiblanco. / UDA

“Perder partidos como hemos hecho hoy (por el sábado), no va a volver a suceder”. Así de contundente, así de exacto se expresó José Gomes en la sala de prensa de Las Gaunas después del mal partido de sus jugadores ante el Logroñés, que le costó la segunda derrota de la temporada.

Perder ante el Sporting no desencadenó críticas, más bien hubo halagos porque el Almería jugó bien, peleó y sólo estuvo falto de puntería. Pero cuando falta actitud, las derrotas escuecen mucho. Las fiestas o los grandes actos de autobombo suelen ser el presagio de derrotas por falta de concentración o excesivo relax. La presentación del jueves de la primera fase de la remodelación del Estadio de los Juegos Mediterráneos generó un clima de grandeza, que hubo de pagar el sábado con una derrota que sirve para devolver los pies al suelo. Una cura de humildad que está bien que haya ocurrido ahora y que escuchando a José Gomes, puede servir para reaccionar.

Las ruedas de prensa del míster no son el eco de la anterior, no se convierten en una repeteción de tópicos vacíos, donde las excusas y los parabienes suenan en una respuesta sí y en otra también. Gomes tiene un tono amable, sereno, pero transmite seriedad y seguridad. Las cosas después saldrán mejor o peor, porque esto es fútbol y son los futbolistas los que saltan al campo, pero la promesa que hizo el portugués en Logroño tiene pinta de que va a tratar de inculcarla a partir de mañana lunes en los entrenamientos.

El equipo no se pareció ni de lejos al de Lugo o al que se enfrentó al Sporting. No tuvo juego, carácter ni se vació. Todos los balones divididos los ganaban los locales. Al Logroñés le bastó con cerrar las bandas para provocar un caos circulatorio por el centro en el que el Almería se pegó como en una tela de araña. Sin juego entre líneas y sin probar el fútbol directo, los rojiblancos no entraron nunca en juego y dejaron el partido justo donde querían los riojanos.

Además, defensivamente hubo un caos importante. Las bajas de Cuenca y Maras son importantes, pero no puede haber una diferencia tan grande entre los titulares y los suplentes. Sobre todo en esta temporada tan extraña, donde la concentración de partidos en pocas fechas y las probables bajas por lesiones y coronavirus van a provocar muchas rotaciones en el once titular.

Tres puntos de nueve posible no son un buen inicio, aunque Gomes se merece más tiempo puesto que la mayoría de fichajes no han tenido todavía tiempo de acoplarse. Eso sí, lo que a los nuevos y a los veteranos no se les puede olvidar es que la actitud y las ganas no se negocian.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios