UD Almería

Los tacos de goma de Los Pajaritos, para Butarque

El campo anexo de Butarque, donde entrena el Leganés, nevado en la mañana de ayer. El campo anexo de Butarque, donde entrena el Leganés, nevado en la mañana de ayer.

El campo anexo de Butarque, donde entrena el Leganés, nevado en la mañana de ayer. / CD Leganés

Si la sierra de Almería amaneció completamente nevada, en las ciudades del interior de España el espesor del manto blanco era el doble o el triple. Ya lo pudieron comprobar los futbolistas del Almería el pasado miércoles, cuando jugaron en Soria con la nieve acumulada en las bandas del estadio.

Eso que en la mañana del Día de Reyes la borrasca Filomena no había descargado todo lo que las nubes tenían guardado en su interior. Días después, donde hasta en Almería capital ha llovido tras varios meses, desde Sierra Alhamilla hacia tierras más septentrionales hay nieve en todas las esquinas. Con una preciosa pero gélida nevada entrenaron ayer los jugadores del Leganés, rival del próximo domingo.

Al Almería le costó adaptarse al terreno de juego de Los Pajaritos y en el sur de Madrid espera una situación parecida, sino peor. El césped soriano estaba seco, quemado por el frío, incluso congelado en los lugares que las capotas del estadio impedían que los rayos del sol calentaran. Eso propició más de un baile y culazo por parte de los futbolistas almerienses, que vieron cómo el Numancia se desenvolvía mejor en esta situación.

Jugar sobre una superficie helada no es nada sencillo, puesto que los tacos no agarran. Hay que usar goma o multitaco, que tiene más superficie de fricción y, por lo tanto, agarra algo más que el aluminio, que no es capaz de traspasar el césped. Por ello, al Almería le va a costar desarrollar su juego, que necesita de precisión en el pase y velocidad en la banda para sorprender.

Akieme corre por la banda de Los Pajaritos, donde la nieve estaba acumulada. Akieme corre por la banda de Los Pajaritos, donde la nieve estaba acumulada.

Akieme corre por la banda de Los Pajaritos, donde la nieve estaba acumulada. / UDA

Aunque todavía quedan dos días para la disputa del choque y los operarios madrileños tienen tiempo para dejarlo en buenas condiciones para jugar, los efectos de Filomena se van a notar. Ante ello, el que consiga adaptarse mejor de Leganés y Almería al terreno de juego tendrá mucho ganado. Al calor de los goles, el partido siempre se encara mejor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios