Real Zaragoza UD Almería | La crónica El Almería también toma La Romareda (1-2)

  • Golpe de mano, de autoridad, de equipo grande en un partido en el que el Almería juega mal, pero se muestra letal arriba

  • Primera victoria en tierras mañas para continuar a cuatro puntos de la zona de promoción de ascenso

Álvaro celebra el 0-1. Álvaro celebra el 0-1.

Álvaro celebra el 0-1. / LFP

El Almería cerraba la jornada con la necesidad de ganar en un estadio tan complicado como es La Romareda, después de los equipos de la zona alta no fallaran y la promoción de ascenso se situara a siete puntos tras la victoria del Cádiz. Los rojiblancos sabían que debían de hacer un partido pluscuamperfecto ante un Zaragoza que también pretendía engancharse a los perseguidores de la zona alta. 

Los primeros minutos, como tantas veces en las últimas jornadas, fueron malos por parte rojiblancos, totalmente superados por la intensidad local. Es cierto que Álvaro rozó el tanto, con un remate a centro de Corpas, pero la presión local empezó a generar peligro sobre la portería de René. Al Almería no le duraba el balón ni un minuto. Sólo Salvejich e Ibiza contenían a un rival muy superior en tesón y juego.

El juego interior maño estaba haciendo mucho daño. Pombo se había situado entre De la Hoz y Eteki, y estaba burlando con falicidad la parcela ancha almeriense. Los rojiblancos trataban de cerrar y buscar la velocidad principalmente de Rioja, pero cada vez estaban más cerca de su área, con el peligro que ello conllevaba con los jugadores que tiene arriba el Zaragoza. Aunque el Almería había tenido un par de acercamientos peligrosos, se olía el gol zaragocista.

René evita el primero

Pasada la media hora, los de Fran Fernández no hacían otra cosa que perder balones, varios de ellos en zonas peligrosas. Los rojiblancos no estaban nada cómodos, el Zaragoza los había superado tácticamente y en intensidad. Lo que es peor, Saveljich vio amarilla por encararse con Verdasca, fruto de la desconcentración del equipo. En la penúltima jugada de la primera parte, René salvó a los rojiblancos tirándose a los pies de Linares después de una magnífica pared con Soro en la frontal del área. En la última volvió a sacar otra manopla increíble a un centrochut de Álvaro, que se colaba. El gaditano, inconmensurable. El Almería, que no perdía desde Majadahonda, estaba cada vez más cerca de hacerlo.

René se lanza a los pies de René. René se lanza a los pies de René.

René se lanza a los pies de René.

La segunda parte no comenzó mejor. Los maños seguían presionando y el Almería no daba muestras de mejorar. Las bandas, totalmente perdidas, ni defendían con seguridad ni atacaban. Real no entraba en juego y el Almería seguía desaparecido. Igual también que en la primera parte, la primera ocasión fue para Álvaro, cuyo remate con el tacón obligó a lucirse al meta local.

A la tercera de Álvaro, gol

La primera vez que el Almería consiguió romper por banda, iba a encontrar el camino del gol. Fue después de una falta sobre Iván Martos, que profundizó de forma excelente y se encontró con la tarascada de Benito. La falta la saca Real con mucha potencia y en el segundo palo remacha Álvaro lanzándose en plancha. Tercer remate del ilicitano y dentro. Por puntos, los locales eran muy superiores, pero habían golpeado los de Fran Fernández. Media hora todavía por delante para sufrir o sentenciar en alguna contra. Pero el Zaragoza seguía siendo muy superior.

No fue capaz el Almería de bajar el ritmo del partido y las continuas idas y venidas favorecían a los de Víctor Fernández. En el minuto 75 el Zaragoza iba a empatar en una jugada muy mal defendida por los rojiblancos. Nuevamente por dentro, entre los mediocentros y los centrales, Soro filtró un gran balón interior para que Ros asistiera a Álvaro. Increíble la facilidad con la que los blancos encontraron los espacios, pero es que lo llevaban haciendo todo el partido.

Demoledora respuesta rojiblanca

Una cosa había que reconocerle al Almería. Si bien no estaba jugando un gran partido, sí que es cierto que cada vez que se acercaba al área local hacía temblar a La Romareda. Y volvía a ponerse por delante gracias al mejor del partido, el imperial Saveljich. El argentino le ganó la partida a Verdasca en un córner y cabeceó a gol un saque de esquina. 1-2 y diez minutos por delante para seguir sufriendo por tres puntos que se intuían de oro.

Saveljich celebra su gol. Saveljich celebra su gol.

Saveljich celebra su gol.

En los últimos minutos ya sí tuvo oficio para conservar el resultado y quedarse con tres puntos de oro. Primera victoria en La Romareda, en un mal partido, no hay que olvidarlo, pero los equipos que están arriba tienen que ganar este tipo de duelos en los que son inferiores en el juego, pero demuestran en ataque su mayor solvencia. A cuatro puntos nuevamente del Cádiz, equipo que marca la promoción de ascenso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios