Un mundo feliz

Más que asaltar los cielos, crear un hombre nuevo o mantener la unidad de España hay que resolver el problema del trabajo de Juan, la asistencia de María o el negocio de Elena.

Vencedores y vencidos

Las guerras se dejaron de declarar, pero nunca dejaron de existir. Se prolongan indefinidamente, algo que tiene que ver con el falso equilibrio de dar el mismo peso a vencedores y vencidos.