SUPERVIVENCIA

La geografía española nos sitúa muy bien para proteger dos líneas de comunicación marítima por donde circula gran parte del comercio internacional de Europa.